Champa, Provincia de Maipo, Chile

Una de las cosas que quiero transmitirle a mi hijo es el amor por la naturaleza. En ella me siento plena, así como se siente un fanático del fútbol en el estadio. Creo que no hay mejor paseo que el de salir y ver sólo verde, y respirar sólo aire puro, ese que está lejos de la capital. Hay que educar a nuestros hijos para que cuiden lo más preciado que hay en la tierra: la naturaleza. No quiero que este mundo tecnológico me haga olvidar de donde venimos y donde vivimos.

iphone paula 4 542

Por esto es que nos encanta salir a pasear, cuando se puede, lejos de Santiago. En esta ocasión fuimos a Champa con la familia, a disfrutar de las Fiestas Patrias. Cuando tú, mamá, estás tranquila y en paz, tu hijo también lo estará, y en esta foto queda demostrado.

¡¡Mamá sana, bebé sano!!

Aprendí

«Un misionero francés, que ha estudiado de modo especial las costumbres del pueblo bantú en África central, se maravilla de que a las madres no se les ocurre siquiera la idea de separarse de su niño. Ellas se consideran como un solo cuerpo sin él (…)
Se asombra el misionero de que las mujeres bantúes puedan prolongar tanto tiempo la lactancia, que casi generalmente dura dos años enteros (…)
Nosotros los contemplamos con admiración y estamos dispuestos a reconocer, en mérito a tales costumbres, el carácter tranquilo de esos niños que no son difíciles y no presentan “problemas” como los nuestros. El secreto se encierra en dos palabras: leche y amor.»

María Montessori, La Formación del Hombre.

Nunca neguemos a nuestros hijos amor y afecto. Los niños no saben ni manipular ni mentir. Criemos niños felices en este mundo tan triste. Amar no es malcriar.

Empezando la aventura!

Para todas las que son, fueron y serán madres sin pedirlo!

Me inspiré en hacer este blog gracias a uno de los miedos más grandes que tenía; dejar de ser joven. Con mis veintidos años lo que más me gusta hacer es viajar y disfrutar de la naturaleza. Compatibilizar esto con un bebé se ve una tarea muy difícil, sobre todo si tienes a todo el mundo diciéndote lo que no podrás hacer. Frente a esto creo que la maternidad es sólo cuestión de actitud; ¡Sé la madre que tú quieres ser!

En estos cuatro meses que llevo siéndolo he aprendido que es mi hijo quien debe adaptarse a mi vida, a lo que amo hacer y a lo activa que soy. Espero inspirar a todas las mamás jóvenes que temen dejar su vida, porque estoy segura que no es así como tenemos que abordar la maternidad.

¡¡Un abrazo gigante a todas esas veintimadres!!